sábado, 15 de diciembre de 2018

9 consejos para lograr una autoridad constructiva en tu familia

Autoridad o autoritarismo?

Por: Maleni Grider | Fuente: www.somosrc.mx




En las familias, a menudo escuchamos que se dice “el respeto se gana”. Y es verdad, porque si nosotros no respetamos a los demás, tampoco recibiremos respeto de ellos. 

De igual modo, la autoridad se gana. Incluso Jesucristo, siendo el Hijo de Dios, ganó su autoridad sobre la tierra, con obediencia y sacrificio.


Como seres imperfectos, quizá debamos hacer un esfuerzo aún mayor para tener autoridad. 

Pero, ¿qué clase de autoridad es esa de la que estamos hablando? 

 Autoridad espiritual. En un hogar, el esposo es la cabeza de la familia, así como Cristo es la cabeza de la iglesia. El esposo o padre es la máxima autoridad en la casa. Pero no es la única autoridad. También la esposa tiene autoridad sobre los hijos, y los hijos desarrollan autoridad espiritual en su propia vida, con el Espíritu de Dios.


Como cristianos, los hijos del Reino tenemos autoridad sobre el mal porque el amor del Padre nos ha sido dado, y su Espíritu vive dentro de nosotros, de modo que ya no vivimos esclavos sirviendo a las tinieblas en pecado, sino que ahora vivimos y servimos al Dios vivo, y a su Hijo Jesucristo, que nos trajo a la luz.


Sin embargo, en el mundo espiritual y el Reino de Dios, toda autoridad tiene un precio. Ahora vamos a mencionar cómo es que los creyentes logramos dicha autoridad.


Con integridad. Nadie puede respetar a una autoridad si ésta predica una cosa y hace otra. Si alguien nos habla de moral, pero es inmoral, no tiene autoridad.

Con humildad. La soberbia es una característica que no agrada a nadie. El verdadero líder no necesita impresionar ni sentirse superior, sólo la sencillez de espíritu transmite confianza a los demás y puede dar ejemplo de grandeza.


Con santidad. Si vivimos en pecado no podemos enseñar ni guiar a nadie. La santidad es el resultado de vivir llenos del Espíritu de Dios, a fin de cumplir nuestro propósito y función en la tierra.


Con obediencia. La rebeldía no es un ejemplo a seguir, pero la obediencia sí lo es. Si alguien pide obediencia a otros, pero no obedece, o si alguien pide sumisión, pero no se somete a ninguna ley, entonces tampoco tiene la autoridad para pedir sumisión.


Con amor. Un excelente liderazgo incluye amor. Sin amor, toda obra magnífica se reduce a nada. El amor es la base de todo servicio.


Con servicio. El líder es el primero que sirve. Incluso en una familia, el padre es quien sirve a sus hijos y a su esposa en un acto de amor, madurez, protección y humildad.


Con el ejemplo. Decir lo que es correcto es moderadamente fácil, pero ser quien pone el ejemplo es más complicado.


Con respeto. Una persona con autoridad genuina es notablemente respetuosa. Quien tiene autoritarismo ofende, es rudo, falta al respeto y abusa a menudo.


Con templanza. La autoridad espiritual no requiere de violencia, sino que se da en completa paz. Aquellos que tienen el respeto de los demás no se alteran, por el contrario, guardan un equilibrio duradero.


Incluso aquellos líderes a los que Dios levanta, y a quienes Dios llama o da autoridad como cabeza de sus hogares, han sido llamados a cumplir con todos estos requisitos bíblicos, para poder cumplir la misión tan grande que Dios les ha encomendado.


Si un hombre confunde autoridad con autoritarismo, pronto se dará cuenta de que su liderazgo fracasará. Nadie puede seguir a una persona que no tiene buen testimonio en su propia vida, ni integridad en su persona. Las multitudes seguían a Jesús porque veían sus obras, detectaban su compasión, escuchaban su mensaje de amor y percibían su actitud pacífica, su carácter de líder, su llenura del Espíritu Santo.



La autoridad espiritual es un don para el servicio de otros, no un privilegio de uso personal.

sábado, 8 de diciembre de 2018

INMACULADA CONCEPCIÓN 2018




Inmaculada Concepción "
Declaramos, pronunciamos y definimos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María, en el primer instante de su concepción, fue por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente en previsión de los méritos de Cristo Jesús, Salvador del género humano, preservada inmune de toda mancha de culpa original, ha sido revelada por Dios, por tanto, debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles.

sábado, 1 de diciembre de 2018

¿Cómo renovar tu relación de pareja en 7 sencillos pasos?




 Nos dimos la libertad de interpretándolos a nuestro estilo para hacerlos más aplicables a la vida diaria

Por: La Mamá Oca | Fuente: Catholic-link.com





En este video publicado en 2015 con motivo del Día de San Valentín, la tienda francesa de artículos de hogar Leroy Merlin y su agencia BETC decidieron ayudar a las parejas a renovar su relación en siete simples pasos.  Y en este post nos damos la libertad de meter nuestros propios brochazos a estos consejos, interpretándolos a nuestro estilo para hacerlos más aplicables a la vida diaria.



ropa1. Usa ropa que te proteja. ¿De qué se deben proteger las parejas? De las influencias negativas que vienen de fuera, que nos invitan a no ser fieles de mente y cuerpo, que nos venden la idea de que tener una relación generosa y sin egoísmos es cortar la libertad, entendida ésta como “no poder hacer lo que te da la gana”. Las parejas que de verdad se aman deben procurar estar lejos de esos “amigos” que buscan justificar sus errores jalando a los demás para no sentirse tan solos en su vida sin sentido. También deben de alejarse de situaciones peligrosas. Todos somos frágiles. Y mejor ser conscientes de ello.



pared2. Limpiar las paredes. Limpiemos nuestro corazón de malos sentimientos, del temor a amar. No hay que tener miedo de dar al otro un amor puro y verdadero que busca no satisfacer nuestros deseos y necesidades, sino el bien de nuestra pareja. Una pareja limpia es la que busca, por sobre todas las cosas, la felicidad del otro.




suavizar3. Suavizar cualquier imperfección. Ser perfectos es el deseo que tiene todo ser humano pero que tan solo con la lucha y el trabajo diario puede ir lográndose. Y la pareja debe ser el gran soporte en nuestra vida para llegar a esa perfección. Ser mejor por el otro y ayudar a nuestra pareja a mejorar siempre con cariño es una de las tareas espirituales que debemos tener al estar juntos. O crecemos en el amor o mejor no perdamos el tiempo.



piso4. Protejan el piso. Completando el primer punto, debemos protegernos el uno al otro como las águilas protegen sus nidos. Los ponen en lo más alto de la montaña y, si bien para ellas también es un gran trabajo llegar hasta ahí se aseguran de que ningún predador lo alcance. Pongamos nuestro amor en un lugar donde nadie lo pueda destruir.



mezclar 
5. Mezclen la pintura. Comunicación, conversación, conocimiento e interés por el otro. Adiós a los chats cuando estamos juntos. Apaguemos la televisión. Mezclemos nuestros pensamientos, anhelos y sueños. Como bien dijo el Papa Francisco a las familias: “No dejemos de soñar”. Y mejor hacerlo juntos. Convirtamos el “yo” y el “tú” en un “nosotros”


.
rodillos6. Use rodillos para las superficies más grandes. En la vida en pareja nunca faltan problemas y desencuentros. Pero debemos ser capaces de contar con las herramientas necesarias para volver al punto inicial de nuestro amor cuando nos perdemos en el camino. Un amigo católico, un sacerdote, un terapista. Lo que sea. Alguien que nos ayude a reencontrarnos. Y por supuesto, qué mejor que Jesús como la mejor herramienta para cubrir la superficie más importante: nuestro espíritu.



brocha pequena7. Use una brocha pequeña para los detalles. Este consejo lo da hasta el pasquín romántico más barato del mundo. Detalles, detalles, detalles. No olvidar el gracias, el por favor, un piropo, una caricia, un perdóname y un te perdono. Si llenamos la vida de pareja de detalles todo será más fácil. Y, por supuesto, un chocolatito nunca está de más para nadie.


«El matrimonio es un trabajo de todos los días, se puede decir que artesanal, un trabajo de orfebrería porque el marido tiene la tarea de hacer más mujer a la mujer y la mujer tiene la tarea de hacer más hombre al marido. Crecer también en humanidad, como hombre y mujer». (Papa Francisco a los novios).


Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: Ir al artículo en Catholic-link.com






sábado, 24 de noviembre de 2018

El aborto, ¿un progreso moderno?

El aborto no deja de ser una cuestión actual.

Por: Ismael Gonzalez | Fuente: New Fire (www.benewfire.com)




El aborto no deja de ser una cuestión actual. Divide tanto la opinión pública que hasta acaba de teñirla de color: verde o celeste. Los grupos abortistas están luciendo sus pañuelos verdes con los lemas de «Aborto legal, seguro y gratuito», «Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir».


Y los provida lucen sus pañuelos celestes con el lema 

«Salvemos las dos vidas». De este modo, la marea verde o la ola celeste se han manifestado hace poco en algunas ciudades latinoamericanas, desde México hasta Argentina.


¿Qué podemos pensar al respecto? Echemos una mirada a la enseñanza tradicional de la Iglesia, a la legislación de algunos países y al pensamiento del Papa Francisco.



¿Qué dice la Iglesia sobre el aborto?


Su enseñanza es clara: «La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción… Desde el siglo primero, la Iglesia ha afirmado la malicia moral de todo aborto provocado. Esta enseñanza no ha cambiado; permanece invariable. El aborto directo, es decir, querido como un fin o como un medio, es gravemente contrario a la ley moral» (Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 2270-2271).

A su vez, el Papa san Juan Pablo II publicaba la encíclica Evangelium vitae («El Evangelio de la vida») el 25 de marzo de 1995. En ella reafirmaba el valor y el carácter inviolable de toda vida humana desde su concepción hasta su muerte natural, al tiempo que denunciaba las amenazas modernas de «una verdadera cultura de muerte». No dudaba en describir el «espectáculo verdaderamente alarmante» de «una objetiva conjura contra la vida». Y señalaba la complicidad de los medios de comunicación:


Finalmente, no se puede negar que los medios de comunicación social son con frecuencia cómplices de esta conjura, creando en la opinión pública una cultura que presenta el recurso a la anticoncepción, la esterilización, el aborto y la misma eutanasia como un signo de progreso y conquista de libertad, mientras muestran como enemigas de la libertad y del progreso las posiciones incondicionales a favor de la vida (Juan Pablo II, Evangelium vitae, n. 17).



¿Qué dice el mundo sobre el aborto?


Esta cultura de muerte continúa siendo muy insidiosa a nivel mundial, en las legislaciones y en los medios de comunicación. Me parecen significativos tres casos actuales: Irlanda, Argentina y México.


Irlanda despenalizó el aborto con un referéndum el pasado 25 de mayo de 2018. El 66,4 % de los votos optó por eliminar la octava enmienda de su Constitución, que desde 1983 garantizaba de igual manera el derecho a la vida del feto y de la madre. Muchos celebraban que Irlanda por fin rompiera con su pasado y culminara su modernización social. Su primer ministro, Leo Varadkar, destacó que tendrían «una constitución moderna para un país moderno». Otros líderes europeos como la primera ministra británica Theresa May o el presidente francés Emmanuel Macron, mandaron sus felicitaciones. Macron declaraba: «Irlanda ha hecho historia otra vez. Este voto será un símbolo esencial de la libertad de las mujeres». La prensa generalista occidental exultaba con la ruptura del último tabú irlandés.


En Argentina se intentó legalizar el aborto. En una primera fase, el 15 de junio pasado, la cámara de diputados lo había aprobado con un estrecho margen de votos, pero en la segunda fase, el 9 de agosto, la cámara de senadores rechazó definitivamente la propuesta con otro estrecho margen de votos. Algunos ecos internacionales fueron agridulces: «Las 38 senadoras y senadores que acaban de votar en contra del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo hicieron oídos sordos al grito de millones de mujeres que claman libertad en Argentina… Votaron por el pasado… Más temprano que tarde, conquistaremos la libertad sobre nuestros cuerpos» (El País, 10 de agosto de 2018).


Y es que con Argentina se esperaba un cambio de tendencia en América Latina y el Caribe, continente tachado de ultraconservador por algunos medios y organizaciones internacionales. Según eso está pendiente «una gran deuda de libertad con las mujeres». 

Se escandalizan de que solamente 3 de sus 49 países hayan legalizado el aborto (Cuba, Uruguay y Guyana, además de la Ciudad de México) y de que otros 3 lo prohíban totalmente so pena de cárcel (El Salvador, Nicaragua y República Dominicana). Y ahora mismo algunos están intentando zanjar esa «deuda de libertad» en otro país de la región: México.


En 2007 el aborto se despenalizó en la Ciudad de México durante las primeras 12 semanas del embarazo. Desde el 2009, por el contrario, 19 estados de 32 han reformado sus constituciones para blindar la vida desde su concepción. Y en estos últimos meses, algunos diputados y senadores de Morena, partido del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, han ofrecido legalizar el aborto en todo el país. Por eso algunas asociaciones han pedido a López Obrador que se deslinde de la agenda que quiere imponer el aborto, ya que este tema no figuraba en su campaña electoral, además de que piden respeto a la voluntad de más de un millón de personas que se manifestaron en más de cien ciudades el pasado 20 de octubre («Ola Celeste México»). 



 ¿Qué dice el Papa Francisco sobre el aborto?


Cabe preguntarse qué piensa y qué ha dicho el Papa Francisco. Su encíclica Laudato si (24 de mayo de 2015), por ejemplo, trató sobre el cuidado de la casa común, el planeta y la naturaleza, suscitando gran apoyo internacional y la gratitud de varias ONG como Greenpeace. En tal encíclica también hablaba de una ecología integral que incluía al mismo ser humano. Un párrafo se refería a la cuestión del aborto:

Dado que todo está relacionado, tampoco es compatible la defensa de la naturaleza con la justificación del aborto. No parece factible un camino educativo para acoger a los seres débiles que nos rodean, que a veces son molestos o inoportunos, si no se protege a un embrión humano aunque su llegada sea causa de molestias y dificultades
(Francisco, Laudato si, n. 120).


Es cierto que el Papa Francisco había hablado poco del aborto y temas similares: «Yo no he hablado mucho de estas cuestiones y he recibido reproches por ello. Pero si se habla de estas cosas hay que hacerlo en un contexto. Por lo demás, ya conocemos la opinión de la Iglesia y yo soy hijo de la Iglesia, pero no es necesario estar hablando de estas cosas sin cesar» (Entrevista de Antonio Spadaro al Papa Francisco, 19 de agosto de 2013). Por lo que, en conformidad, podemos constatar la mención del aborto en su encíclica en el contexto de una ecología integral.


Y recientemente sorprendió con dos declaraciones fuertes. La primera el verano pasado:


Cuando era joven, la maestra nos enseñaba historia y nos decía qué hacían los espartanos cuando nacía un niño con malformaciones: lo llevaban a la montaña y lo tiraban, para cuidar «la pureza de la raza». Y nosotros nos quedábamos sorprendidos: «Pero cómo, cómo se puede hacer esto, ¡pobres niños!». Era una atrocidad. Hoy hacemos lo mismo. 

¿Vosotros os habéis preguntado por qué no se ven muchos enanos por la calle? Porque el protocolo de muchos médicos —muchos, no todos— es hacer la pregunta: «¿Viene mal?». 

Lo digo con dolor. En el siglo pasado todo el mundo estaba escandalizado por lo que hacían los nazis para cuidar la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo, pero con guante blanco (Francisco, Discurso a la Delegación del Foro de Asociaciones Familiares, 16 de junio de 2018).


La segunda declaración fue en una catequesis semanal de octubre. Había estado tratando los diez mandamientos de la Ley de Dios y, al llegar al quinto mandamiento, «No matarás», tocó el aborto:


    Un punto de vista contradictorio consiente también la supresión de la vida humana en el seno materno en nombre de la salvaguardia de otros derechos. Pero, ¿cómo puede ser terapéutico, civilizado, o simplemente humano un acto que suprime la vida inocente e indefensa en su florecimiento? Yo os pregunto: ¿Es justo «quitar de en medio» una vida humana para resolver un problema? ¿Es justo contratar a un sicario para resolver un problema? No se puede, no es justo «quitar de en medio» a un ser humano, aunque sea pequeño, para resolver un problema. Es como contratar a un sicario para resolver un problema (Francisco, Audiencia general del 10 de octubre de 2018).


Estas dos declaraciones no pasaron desapercibidas. Algunos medios se extrañaban de estas durísimas palabras del Papa y se lamentaban de que, aunque había «progresado» en otros temas en consonancia con el desarrollo de la sociedad, en otros como el aborto no se diese el más mínimo cambio.


Es muy apreciado que el papa Francisco haya insistido en el aspecto de la misericordia, de las «periferias existenciales», de acoger a todo pecador. Sin embargo, esto no ha significado relativizar los pecados en sí mismos y mucho menos cambiar la doctrina moral. 

Con relación al aborto, hace dos años facilitó su perdón extendiendo la facultad de absolver este pecado a todos los sacerdotes, lo cual estaba reservado a los obispos. Sus intenciones fueron claras:   


    Quiero enfatizar con todas mis fuerzas que el aborto es un pecado grave, porque pone fin a una vida humana inocente. Con la misma fuerza, sin embargo, puedo y debo afirmar que no existe ningún pecado que la misericordia de Dios no pueda alcanzar y destruir, allí donde encuentra un corazón arrepentido que pide reconciliarse con el Padre. Por tanto, que cada sacerdote sea guía, apoyo y alivio a la hora de acompañar a los penitentes en este camino de reconciliación especial (Francisco, Carta apostólica Misericordia et misera, 20 de noviembre de 2016).


En todo esto verificamos que el Papa Francisco sin duda es hijo de la Iglesia. De modo claro y oportuno ha condenado el aborto. Se agradece mucho esta orientación necesaria, pues no debemos ser ingenuos ante el avance de la «cultura de la muerte». Ojalá que la enseñanza certera de la Iglesia y del Papa remueva al menos las conciencias de los propios católicos.

sábado, 17 de noviembre de 2018

Relaciones tóxicas




Después de una relación difícil se ofrece nuevamente la oportunidad de confiar en los demás


Por: Franco Lanata | Fuente: catholic-link




«Once Upon a Line» es un corto animado que fue dirigido, escrito y producido por Alicja Jasina en el 2016. Obtuvo el premio «Best Animation Gold Award» en los Student Academy Awards por su capacidad para mostrar en solo siete minutos y mediante una estética sencilla y creativa, una historia que contiene y desarrolla un tema tan profundo y grande como es el amor humano.


Sin rostro definido ni nombre propio, elemento que vuelve a la historia más universal, aparece un hombre con una vida absolutamente monótona, aburrida y rutinizada en el ejercicio repetitivo de apagar su alarma, alimentar a su gato, ponerse la corbata, tomar un café, leer el diario, tomar el metro y llegar al trabajo a poner sellos en una ruma de papeles.



La línea de la vida


Los símbolos presentados en el corto, permiten muchas interpretaciones. Desarrollemos una. La línea de la vida del hombre –atendiendo al título y a la línea que siempre corre en el video de izquierda a derecha- sería como una línea sin alteraciones, perfectamente recta. Todos sus objetos están ordenados, en su lugar y delineados con ángulos rectos, lo que podría expresar simbólicamente, una vida cuadriculada y aparentemente controlada. Además, si prestamos atención, notaremos la ausencia de colores. Solamente están el blanco y el negro.


Sin embargo, un día, en la línea recta de su vida aparece lo sinuoso, lo incontrolado, lo exuberante, lo espontáneo y sorpresivo, teñido simbólicamente de un color rojizo. Lo totalmente opuesto queda en su memoria e impresión simbolizado por aquellos colores rosas que empiezan a asomarse sutilmente a su vida como una presencia nueva.

 
Amor a primera vista


Se entiende que la atracción es tan intensa, que en poco tiempo, luego de conocerse, ella se muda a vivir con él. En lo que parecería el inicio de una hermosa relación que empezó como el así llamado «amor a primera vista». Brota inmediatamente una especie de éxtasis, una alegría incontrolable que lo posee y le cambia completamente el ánimo, las motivaciones y los días. Una especie de fuego devorador empieza a consumirlo, algo que varios artistas de la palabra han reflejado en sus obras.


La nueva vida, el nuevo tiempo y el espacio nuevo que parece vivir el hombre. Por ejemplo, recuerda a aquel famoso verso que el poeta mexicano Octavio Paz escribió en su tremendo poema «Piedra de sol». En él, para graficar esta experiencia de una nueva vida que vive el que se enamora, dice: «El mundo nace cuando dos se besan».


Esa experiencia en la que parece que no importara nada más en la vida que la persona amada fue expresada por otro artista latinoamericano, el cubano Silvio Rodríguez, en la canción «En estos días». En ella se dice poética e hiperbólicamente: «En estos días no sale el sol, sino tu rostro. Y en el silencio, sordo del tiempo, gritan tus ojos».



Presencia tóxica

En el corto, la presencia rojiza cada vez más intensa y omnipresente en la vida del personaje del corto, expresa lo mismo. Pero esta presencia no es positiva y luminosa sino tóxica. El video nos muestra que la convivencia, en lugar de ser una oportunidad de comunión y compartir, cobró rápidamente tintes de invasión, de desorden, de oposición, en vez de conciliación.


Las diferencias parecen insuperables, hay poco diálogo y demasiada oposición. Todos estos desafíos además se presentan en personas que, si bien experimentaron algo intenso y devorador, no trabajaron por poner cimientos sólidos capaces de sostener la relación a pesar de las exigencias y dificultades.


En este caso, la presencia de la otra persona es como un agujero negro que lo va devorando todo. La variedad y las diferencias no enriquecían las vidas de ambos, sino que se presentan como realidades opuestas que reciben salidas arbitrarias y no consensuadas. Un ejemplo gráfico de esto es la llegada del pez y la expulsión violenta del gato. Luego, cuando toda la pantalla se tiñe de rojo, se expresa que la situación se torna insana y caótica.


La vida del hombre entra en un espiral desesperante en el que está completamente atrapado. En vez de llenarse de luz, su vida se contagia de un ambiente tóxico que lo envenena. El grito final de la mujer y el gesto del pez cuando se van de la casa, expresan lo insostenible de una relación sin renuncia, sin paciencia, sin entrega e incluso sin sacrificio.


La velocidad y la intensidad de la relación carecía de un sustento profundo que pudiera extender el primer fuego experimentado. Como siempre, el arte ha sido el espacio para poder expresar estas realidades humanas. Y viene a la mente esa canción española llamada «Se nos rompió el amor», en donde se descubre que todo terminó por no ser cuidado ni cultivado como se debe:


«Jamás pensamos nunca en el invierno, pero el invierno llega aunque no quiera y una mañana gris al abrazarnos sentimos un crujido frío y seco, cerramos nuestros ojos y pensamos: Se nos rompió el amor de tanto usarlo».


Entregarse al otro


En el corto, la convivencia consistió es un usar al otro para la propia felicidad, en vez de aventurarse a descubrir que en el ejercicio de la entrega, es donde se puede descubrir la auténtica paz y felicidad. 

Como se dice en los Hechos de los Apóstoles: «Hay mayor alegría en dar que en recibir» (Hch 20, 35). Pero en esta relación, aunque se ve intensidad y pasión, no se ve paz ni alegría y por eso fracasa.


Pero no todo termina en desesperanza y oscuridad. Si bien, luego de la experiencia de haber experimentado lo pernicioso de una relación egocéntrica y superficial, en el fondo inauténtica, el personaje llega a lo más profundo del fracaso. No se quiere despertar, ni se preocupa en abrir las persianas para que entre luz.  Pierde las ganas de trabajar, cuando está rendido, sentado sin sentido en una banca, irrumpe algo que lo saca de su oscuridad: los otros.


Aquella nueva dimensión existencial, expresada simbólicamente con el color verde, lo atrae y lo lleva hacia una nueva manera de ver el mundo y convivir. Después de una mala experiencia personal y de una relación difícil, hasta dañina, se ofrece nuevamente la oportunidad de confiar en los demás y de no quedarse encerrado en las propias heridas.


Un final sumamente esperanzador que nos demuestra que siempre podemos volver a empezar. Y que, como enseña el Concilio Vaticano II, el hombre «no puede encontrar su propia plenitud, si no es en la entrega sincera de sí mismo a los demás». (cf. Gaudium et spes, 24).

domingo, 11 de noviembre de 2018

¿Con quién hablan tus hijos?



Un video que nos da un lección sobre las redes sociales

Por: Redacción | Fuente: Religión en Libertad



Una nueva campaña de Orange advierte contra el riesgo de las relaciones establecidas por menores de edad a través de las redes sociales

sábado, 3 de noviembre de 2018

Diez razones para tener otro hijo

Un nuevo hijo permite crecer en santidad y virtud

Por: Steve Mosher | Fuente: Catholic.net




1. Tener otro hijo, permite unirse a Dios en la creación de un alma inmortal». «Los padres tienen la oportunidad increíble de asistir a Dios en la creación de un alma inmortal y, como lo dijera el cardenal Mindszenty, ni los ángeles recibieron tal gracia.

2. Un nuevo hijo trae alegría a la vida. Uno se maravilla ante la perfección de ese pequeño ser y de la facilidad con la que uno lo ama. Uno queda encantado con cada pequeño aspecto de su apariencia. El color del cabello, la forma de la nariz, su sonrisa.

3. Un nuevo hijo permite crecer en santidad y virtud. Los niños dan la oportunidad de practicar la misericordia corporal y espiritual. Llegan al mundo desnudos y los vestimos, hambrientos y los alimentamos, sedientos y les damos de beber.

4. Los niños son cada vez menos debido a la contracepción y el aborto; segmentos completos de la sociedad se vuelven menos sensibles al gozo y la esperanza que sólo los niños pueden brindar. En este clima, la anticoncepción y el aborto se alimentan a sí mismos.

5. Tener otro hijo da un hermano a los hijos que ya tiene la pareja, y así pueden aprender a compartir, a poner las necesidades de los demás por encima de las propias. La unión entre los hermanos es para toda la vida.

6. Los hijos permiten que en la ancianidad no se esté solo. La gente que tiene hijos no tiene que buscar extraños para que cuiden de ella cuando es anciana. Además, los hijos se convierten en padres de los nietos, y los nietos traen gozo, alegría y risas.

7. Los humanos son bendecidos con los regalos del intelecto y la libertad, y así descubren soluciones creativas a los problemas. Las personas sin hijos deben recordar que el hijo de otros es el médico que les salva la vida, el bombero que ayuda, o el ingeniero del tren.

8. La familias con hijos inyectan la economía. Sin jóvenes que ingresen a la fuerza laboral el sistema de seguridad social falla. Sin niños que asistan al colegio los maestros no tienen empleo. Muchas industrias descansan en negocios de y para niños.

9. Tener un hijo más ayuda a enfrentar la despoblación global adveniente. América no está superpoblada; toda la población del mundo puede vivir en Texas, en casas adecuadas a cada familia. El problema a largo plazo no será por tener muchos niños, sino pocos.

10. Tener un hijo ayuda a poblar el Cielo. El niño que se tiene con generosidad se acepta de Dios y regresará a Él, después de una vida de amor, servicio y obediencia en la Tierra para pasar la eternidad con Dios en el Cielo.